Artículo

Entrevista a Alberto Calderón: Cómo vencer el miedo a triunfar

showcase

En este número Alberto Calderón, Master Coach mental describe en entrevista para Mejores Prácticas corporativas “Cómo vencer el miedo a triunfar”.  Sin duda los mexicanos estamos muy atentos a la competición del equipo de nado sincronizado en estos juegos olímpicos de Rio de Janeiro el 14, 15 y 16 de agosto,  donde las atletas Nuria Diosdado y Karen Achach así como sus entrenadores Adriana Loftus y Alberto Calderón pondrán a prueba todas las enseñanzas y experiencia para estar en el pódium de ganadores. Les deseamos muchísima suerte y estaremos atentos.

José Luis Sandoval Encarnación

José Luis Sandoval Encarnación

Agradecemos a Alberto Calderón y al Lic. Esteban Muñoz de la revista Mejores Prácticas Corporativas el habernos autorizado reproducir textualmente este artículo, al mismo tiempo damos los créditos respectivos  para el autor de la entrevista: José Luis Sandoval.

“Alberto Calderón es un reconocido especialista en coaching sistémico. Junto con la distinguida entrenadora Adriana Loftus, forma parte del gran equipo que trabaja con las dos sirenas mexicanas de nado sincronizado: Nuria Diosdado y Karen Achach. La labor fundamental de Calderón es trabajar en la mentalidad de las atletas, tarea que —aunada al gran avance técnico que han mostrado ambas— ha dado grandes frutos: además de haber ganado diversas preseas internacionales y subir en el escalafón mundial, el dueto mexicano logró su clasificación a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 [al cierre de esta edición, la justa deportiva aún no había comenzado].

team

Calderón compartió que desde hace varios años ha trabajado con Karen y con Nuria en el aspecto mental: “Ya no compiten contra países, ahora lo hacen por ellas mismas. No compiten por medallas, lo hacen por desempeño; no piensan que están sacrificando su vida por el deporte, lo ven como una elección de vida. […] Mi trabajo principal consiste en ayudarles a tener los pensamientos, emociones, sentimientos, valores y virtudes que les permitan sacar lo mejor y lograr sus metas”, declaró para Grupo Reforma en marzo pasado. Dado que Calderón no es ningún extraño en el mundo empresarial, donde también ha apoyado a diversos directores y gerentes a mejorar su desempeño, platicamos con él para que nos explicara más a fondo los conceptos detrás del coaching”.

 

“¿Cuáles son los elementos de la cultura de alto rendimiento que los mexicanos deberíamos adoptar?”

“El mexicano es muy sociable, se enfoca mucho en las personas pero carece de una visión de conjunto, de procesos, de estructura y de trabajo en equipo. Hay que empezar a enfocarse en los procesos, en pasos que agreguen valor, y en el largo plazo: en México vivimos en el ‘momentito’, en el famoso ‘ahorita’, al contrario de culturas como Japón o China, donde la vida y obra están integradas al universo. Este enfoque de largo plazo nos lleva a reflexionar sobre el significado de la vida, y a partir de ahí abordamos otro elemento: el por qué hacemos las cosas. A mis atletas les insisto mucho en que no están sacrificando su vida por el deporte; sino que están eligiendo un estilo de vida que implica ciertas características de alimentación, nutrición y ejercicio. Como personas sanas y de alto rendimiento, no deberían querer meterse en actividades que no corresponden a esa vida. Uno debe elegir qué vida quiere llevar, y hacer esto le da sentido y propósito a todo lo que uno hace”.

 

“Cuando se trata de ayudar a una persona a que haga esta elección de vida y defina su rumbo, ¿es diferente cuando se trata de un deportista de 20 años en comparación con un profesionista de 40, por ejemplo?”

“Ese es un punto interesante. En realidad, la mayoría de las personas no tienen idea de qué quieren hacer con su vida. Lo he visto en políticos, ejecutivos, deportistas, artistas, etcétera. Por eso, una de las variables que se trabajan en el enfoque del coaching sistémico es aprender a distinguir entre el sistema de la sociedad donde una persona trabaja y la persona como tal, que es un sistema psíquico. Las personas no son la sociedad, ni tampoco son solo deportistas, políticos o artistas, sino individuos con diferentes roles. De la misma forma, nosotros no estamos vivos solo para trabajar, sino para algo más importante, por lo que debemos tomar el trabajo como un medio para aprender, desarrollar habilidades y cultivar virtudes y valores. Si la empresa quiere utilidades, la persona debe administrarse para ser el mejor empleado en ese objetivo. Debe convertirse en el ser que cambia, en el que transforma, en el líder. Eso requiere que el individuo piense en superarse, mejorar, aprender, y como consecuencia logrará los resultados y mejorará su desempeño en el rol que le corresponde, sin perder de vista que está desarrollándose y creciendo. Y mientras más crece y se enriquece internamente, más puede ofrecer al exterior”.

saludo

“No se trata de negar o evitar los nervios, sino de aprender a manejarlos”.

“Aunque generalmente las organizaciones se enfocan en los resultados, en el coaching sistémico nos enfocamos en el desempeño. Primero identificamos cuáles son los resultados que se deben lograr, los definimos y establecemos metas, pero trabajamos con el desempeño porque es la causa, mientras que el resultado es el efecto. El resultado es una consecuencia positiva de un buen desempeño; por eso no nos dejamos presionar por fechas, medidas o ventas, simplemente procuramos tener muy claro hacia dónde queremos ir, para ubicarnos en lo que tenemos que hacer hoy, dentro de un proceso. Al hacer esto, se enriquece el proceso y se enriquece la actividad. Esto aplica para atletas, ejecutivos o equipos, y cambia culturas.

Si la empresa toma en cuenta esto y deja de limitarse a medir solo la parte de ganar dinero, puede enfocarse en nuevos niveles de evaluación del desempeño. Es decir, sí hay que evaluar los resultados, pero también los procesos, la satisfacción y la motivación de las personas, el aprendizaje y su aplicación, el retorno de la inversión y cómo impactan las acciones de una persona al trabajo y a sus compañeros”.

 

“¿Cuándo es el mejor momento para buscar la ayuda de un coach?”

“Cuando una persona quiera hacer cosas nuevas y se ponga metas que le exijan salir de su zona de confort para entrar a terrenos desconocidos. Esto demanda cambiar de paradigma. Por ejemplo, es frecuente encontrar ejecutivos que dan buenos resultados y de pronto son ascendidos por primera vez a un puesto directivo. Mi labor consiste en ayudarles a entender el nuevo paradigma que implica un rol de liderazgo. Les ayudo a identificar el nuevo entorno donde van a desenvolverse (muy corporativo, muy global, donde hay que manejar personas) y qué habilidades necesitan aprender o desarrollar para tener éxito en ese contexto. Por el contrario, si solo nos concentramos en capacitar en competencias técnicas, el entorno siempre va a ganarle a la persona. Es decir: si me voy a China, tengo que adaptarme a ese entorno, por más preparado que esté para competir en México. Si me voy a Marte, tengo que adaptarme a las condiciones de Marte. Lo mismo sucede en los Juegos Olímpicos: el ambiente es de tan alta intensidad y de tanta exigencia que no importa lo bien entrenado que esté un atleta técnicamente, este se vendrá abajo si no se adapta al entorno. Lo que yo hago como coach es ayudar al deportista a diseñar el paradigma específico para competir en Juegos Olímpicos. Y lo mismo con ejecutivos y equipos, les ofrezco soporte para diseñar el marco de referencia cultural que va de acuerdo a la situación en la que van a desenvolverse”.

Oro

“Desde su punto de vista, ¿cómo debe concebirse el miedo?”

“El miedo es válido porque nos previene de algún peligro, nos pone en alerta. Es conveniente que un atleta sienta la adrenalina porque le permite activarse. No se trata de negar o evitar los nervios, sino de aprender a manejarlos. Y es que a veces puede parecer que estamos sujetos a la influencia de nuestras emociones, pero en realidad es al revés. Podemos cambiar, conectar o desconectar la emoción. Este es un proceso mental en donde se identifica una emoción como creativa o destructiva: si es destructiva, solo hay que apagarla y buscar una constructiva. A las atletas les pregunto qué emociones están sintiendo, les ayudo a que identifiquen las que no les sirven para que las reemplacen por otras como aplomo, seguridad, confianza, entusiasmo, alegría. Cambiar conscientemente la emoción es válido.

Algo muy importante es dejar fuera lo que debe estar afuera, para que uno se concentre en su desempeño. Es una fórmula que utilizo con mis clientes, atletas y ejecutivos. Les recomiendo olvidarse del ‘qué dirán’. Tienen que ir, dedicarse y enfocar su desempeño sin ir pensando en la familia, en los competidores, en los jueces o en la prensa; deben dejar la situación como está y mantener su mente en lo que ellos quieren lograr. Yo les pregunto cómo quieren su desempeño y les digo que se enfoquen en eso. Ya sea como deportista, como profesionista o como lo que sea, uno tiene que olvidarse de las circunstancias para ubicarse en su rol, en cómo quiere desempeñarse y en dar lo mejor de sí”.

 

Frases para llevar

“Es posible hacer negocios productivos, de alta calidad y de mucho profesionalismo con ética, sin necesidad de hacer trampa o de estar buscando cómo ganarle terreno a los demás. Más que ver quién es el mejor, la competencia debe invitarnos a la propia superación, a crecer y a ser mejores individuos. Las conductas no éticas tienen que ver con deficiencias personales. Creo que, si cada uno se supera a sí mismo, es posible llevar una vida de bien, en beneficio propio y de los demás”.

“Creo que uno de los grandes males en ejecutivos, deportistas, políticos y artistas es la fama. Empiezan a salir adelante y entonces llega la prensa, los patrocinadores y la soberbia. Por eso con nuestras nadadoras le apostamos a la modestia, la sencillez y la humildad”.

“Con frecuencia hago ejercicios para que mis clientes aprendan a definir qué emociones están sintiendo. Algunos solamente saben decirte que están emocionados, pero no saben si sienten alegría, tristeza, frustración, temor o coraje. Es necesario ayudarles a entender su propia emocionalidad para que, a partir de eso, determinen cuáles emociones son útiles y cuáles no, cuáles son constructivas y cuáles son destructivas”.

“Cuando tienes que presentarte a una junta de trabajo tienes que alistarte: no puedes sólo llegar a la reunión. Es importante que prepares los pensamientos y emociones que vas a llevar contigo”.

Coach Alberto Calderón

Coach Alberto Calderón

Alberto J. Calderón Danel

Inició su práctica profesional de coaching  en 1997 para ayudar al personal ejecutivo a enfrentar y resolver los retos presentados por la globalización. Tiene un doctorado en Antropología Social por la Universidad Iberoamericana y un MBA por el ITESM-CCM, y está especializado en Comportamiento Organizacional y en Desarrollo Organizacional. Está certificado como Coach Ontológico, Life Coach CoachVille, PCC por la Federación Internacional de Coaching en Kentucky, Practitioner-IAC. Es director en MORE Global Solutions, S.C., empresa dedicada al entrenamiento internacional en coaching sistémicoActualmente ofrece servicios de coaching personal, ejecutivo y corporativo, y es coach deportivo de la selección mexicana de nado sincronizado.

Anuncios

Categorías:Artículo, Entrevista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s